Blanco Cerrillo

Sevilla es una ciudad que además de cultura y monumentos, dispone de pequeños detalles  que amortizan la visita a la ciudad, en cualquier época del año.

Quizás te preguntes el porqué del tono poético, pero hoy te quería recomendar un rinconcito, para refrescarte, que está puesto a modo detalle, y que en Sevilla es tradición pura y dura.
Te hablo de una esquina en ese cuadro de arte que es Sevilla, concretamente en la calle de José de Velilla, en pleno casco histórico, en el encontramos un pequeñísimo local lleno de historia, en el que podemos comer el mejor boquerón en adobo, que hayas probado jamás.

Te hablo del bar por excelencia, el blanco Cerrillo, cuya especialidad es este plato marino, y cuyo aroma es perceptible desde la esquina de Velazquez. Se trata de un lugar popular, que aun se mantiene frente a las grandes cadenas hosteleras, y que realmente merece la pena visitar, por su historia, por su cultura, y como no, por sus boquerones en adobo.

Bienvenido a Sevilla.

Te puede interesar

Escribe un comentario