Desfibriladores en la Universidad

Es sabido que los exámenes y la Selectividad provocan tensiones, tanto a los alumnos como a los profesores. Este y otros argumentos serán los que han usado los responsables de la Universidad de Sevilla para decidir instalar espacios cardioprotegidos, dotados con dispositivos de desfibrilación semiautomática. Es decir que en caso de parada cardiaca, se pueda intervenir en el primer momento y de esta forma aumentar la probabilidad de supervivencia del paciente.

Estos desfibriladores se han instalado ya, a iniciativa de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en las facultades de Química y Medicina de la Hispalense a través del Proyecto DaVida.

El personal de administración y servicios ha recibido un curso de formación ante la instalación de estos desfibriladores, y sobre las maniobras de resucitación necesarias antes de que lleguen los equipos sanitarios.

Hay que recordar que desde 2008 está en vigor una normativa nacional que recomienda la instalación de Desfibriladores Semiautomáticos (DESA ) en los lugares públicos donde puedan producirse aglomeraciones de gente, como aeropuertos, estadios de fútbol o estaciones.

El Parlamento de Andalucía (por aquello del estrés) se convirtió en el primer espacio cardioprotegido de la comunidad autónoma, uniéndose a la iniciativa impulsada por la Consejería de Salud y la Fundación Española del Corazón para promover en instituciones no sanitarias la instalación de desfibriladores semiautomáticos.

Te puede interesar

Escribe un comentario