El mito de Don Juan

La figura del Don Juan fue creada por Tirso de Molina en El burlador de Sevilla y más tarde recreada por José Zorrilla en el romanticismo con Don Juan Tenorio ha sido, sin duda, uno de los personajes más repetidos en la cultura europea. Mozart lo recreó en Don Giovanni de Mozart, Richard Strauss compuso un poema sinfónico, además están las versiones del Don Juan de Molière o el de Lord Byron. Evidentemente hay un Don Juan, en el imaginario popular antes de cobrar cuerpo literario, de no haber sido así el mito no hubiera pervivido.

Don Juan representa la absoluta ruptura con lo establecido y las normas. En El burlador de Sevilla acaba trágicamente, con un Don Juan abrasado por el fuego del infierno, el Don Juan de Zorrilla muere tras arrepentirse, redimido por el amor. Su conducta ha sido errónea y es justamente castigada.

El don Juan de Molière es más hipócrita de todos, algo típico en el autor, su criado, que no le es del todo fiel hace el papel de avisador. Finalmente don Juan acabará en el infierno. Ya no representa al pecador, sino al rebelde social, al librepensador de la sociedad francesa del siglo XVIII.

El romántico Lord Byron construye en su Don Juan un poema satírico, con una trama y una vida inacabada, su estructura tiene una apariencia desordenada y abierta, como si el autor hubiera pretendido continuarla hasta el infinito, dejándose llevar por el libre vuelo de su mente.

Te puede interesar

Escribe un comentario