La Catedral de Sevilla

Los turistas que han realizado viajes a Sevilla quedaron encantados con el magnífico patrimonio arquitectónico de su Catedral. La misma alberga cinco naves que se ubican según la orientación típica musulmana, aunque la característica más singular de esta Catedral es que no dispone de una cabecera en el sentido gótico tradicional. En el interior se observa poca luz natural, debido al tamaño reducido de las ventanas, las cuales exhiben los más bellos vitrales.

La Catedral de Sevilla es la tercera iglesia cristiana más grande del mundo, luego de la Basílica de San Pedro del Vaticano y la Catedral de San Pablo de Londres. En el año 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La construcción de esta catedral se fue desarrollando a lo largo de varios siglos, motivo por el cual, se pueden encontrar diferentes tipos de arquitectura: estilo gótico (1433-1528), estilo renacentista (1528-1593), estilo renacentista barroco (1618-1758), estilo académico (1758-1823) y estilo neogótico (1825-1928).

El magnífico conjunto monumental de la Catedral de Sevilla está constituido por el Patio de los Naranjos, la Giralda y la Capilla Real.

El Patio de los Naranjos es una especie de patio interior que funciona como claustro de la Catedral. En la actualidad, es uno de los espacios más concurridos de la Catedral de Sevilla.

Foto 1 vía:flickr
Foto 2 vía:fotografiasdenfoque

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario