Las Cruces de Mayo

Si en su visita durante el mes de mayo se quedan sorprendidos al ver patios, o plazas engalonadas con farolillos, flores de papel, una barra metálica, un tablao, y una Cruz presidiendo este escenario, es lo que en el Sur llamamos Cruces de Mayo, que surgieron en los antiguos patios de vecinos. Aunque las más famosas de Andalucía son las de Córdoba y Granada, Sevilla sigue manteniendo esta tradición reconvertida en verbenas.

La fiesta de las Cruces de Mayo proviene de la época romana, y se trataba de una fiesta pagana en honor a la primavera, en la que se colocaban adornos en las plazas y se celebraran festejos. La Iglesia la cristianizó, creándose las Cruces del mes de Mayo que han llegado hasta nuestros días, pero al tomar éstas un aire mucho más festivo que religioso los cardenales Illundaín y Segura, prohibieron a las Hermandades su participación en las cruces.

Las Cruces de Mayo se consideraban las fiestas más populares, donde los vecinos eran los verdaderos protagonistas, todo lo contrario que acontecía en la Feria de Abril, que parecía cada vez más señorial. De aquellas celebraciones, destacaban las celebradas en los corrales de vecinos en los barrios de Triana, San Bernardo, en el Corral del Conde de la calle Santiago (en el que llegó a cantar Antonio Machín) o la del barrio de San Vicente.

A principios del siglo XX, el Ayuntamiento premiaba la Cruz de Mayo mejor engalanada, lo que animó la competencia entre los corrales de vecinos. Por otro lado la casi desaparición de estos festejos ha sido directamente proporcional a la transformación urbana hispalense. Desde los años 80 las Cruces de Mayo reconvertidas en verbenas, y apoyadas por las asociaciones de vecinos están tomando auge.

Te puede interesar

Escribe un comentario