Mitos y leyendas sevillanas

Ha vuelto a caer en mis manos este libro:  “Protohistoria de Sevilla“. Es una obra habitual de mesilla de noche para los aficionados a las leyendas y Falsos Cronicones del siglo XVI sobre la fundación de la ciudad, entre otras cosas…

hercules-carriazo

Hércules en el Ayuntamiento de Sevilla.

El recordado Profesor Maluquer, seguro que asiduo a la lectura , debió al menos sonreirse al leer los capítulos que su colega Juan de Mata Carriazo, descubridor y gran difusor del legado de Tartessós , dedicó a los Falsos Cronicones de la historiografía sevillana en su obra “Protohistoria de Sevilla”.

Uno de los más deliciosos pasajes de este gran libro – y no lo digo sólo por sus 435 páginas – , quizás sea el dedicado a los desatinos histórico-literarios del conocido como don Pablo Espinosa de los Monteros, el cual, sin embargo,  da noticia de un hallazgo que el propio Carriazo deja en el aire y no llega a desmentir, a pesar de la fama de falsario de su autor. El texto es una referencia sobre el hallazgo de la tumba de Hércules, y dice así:

“Ahora, en una de las pocas ocasiones en que Espinosa habla por cuenta propia, viene una estupenda noticia, que vale por todo el resto del libro: Los que agora vivimos podemos también poner nuestra opinión, no mal fundada, de que fue -La sepultura de Hércules-en la ciudad de Almuñecar, diócesis de Granada, por lo que allí se halló los años passados, teniendo la silla de aquel arzobispado el (…) y cabando un cimiento antiguo. se descubrió un sepulcro a manera de aposento, de labor muy antigua pero muy costosa. Y en una como alcoba dél, se halló una urna, y dentro della unos huesos de hombre de grande altura;  y a un lado estava una diadema, o tocado de plata, al modo de las que usavan los reyes egipcianos, y un hierro de lanza, y una espada, hechos ya piedra; y dos anillos de oro finíssimo, llamados versátiles,… “.

Además de estos falsos Cronicones, el libro contiene todo un tratado para comprender la protohistoria e historia de Sevilla, la cual es entroncada por Carriazo con nuestro evidente pasado tartésico, algo pasado de moda con las nuevas tesis orientalistas sobre nuestro ancestro, pero aún no absolutamente desmentido,  ya que son muchas las piezas que la arqueología tradicional atribuye a Tartessos, y que son una prueba evidente de un desarrollo social superior, quizás demasiado complejo para provenir de otra cultura tan lejana como la fenicia, tan distinta a la nuestra en ritos, usos, y costumbres incluso hoy día, aunque esto sólo es una apreción de lector, y no otra cosa.

Fuente: Protohistoria de Sevilla, Juan de Mata Carriazo, Ed. Guadalquivir, 1980. 435 pp,  Rústica y oro, impreso por Seix y Barral.

Te puede interesar


0 comentarios

Escribe un comentario