Sevilla, arte por todos lados

Sevilla es un destino turístico increíble, nadie se arrepiente de haberla visitado porque es una ciudad que merece la pena conocer en cualquiera de sus aspectos, un destino repleto de belleza e historia, con mucho que ofrecer a todo el mundo, un lugar que se ha convertido en uno de los epicentros del turismo para muchos extranjeros que cada año llegan a España ansiosos de conocer más sobre nuestras tradiciones, cultura y todo lo que este destino puede dar.

Busca entre sus buenos hoteles y prepárate un viaje a este destino que te dejará con la boca abierta. Un destino sin igual donde se han cruzado diferentes culturas, por donde han pasado diferentes pueblos y cada uno ha dejado su propia huella, enriqueciendo así este destino tan visitado por la magia que tiene, su arquitectura, gastronomía, tradiciones y su gente.

Encontrar un hotel barato no será tarea difícil en esta ciudad y después solo tendremos que preocuparnos de disfrutar al máximo de todas y cada una de las estupendas alternativas que iremos encontrando cada día y a cada paso, donde el denominador común es el clima, una ciudad que cuenta con unas temperaturas bastante calurosas en verano y con inviernos templados.

Repartidos por la ciudad encontraremos diferentes barrios, todos ellos característicos y muy peculiares, muchos de ellos de origen moro y judío, donde las calles también tienen un papel especial y dotan de un encanto a la ciudad. Muchas de ellas son de las antiguas, empedradas y estrechas, para librarse del sol y que crean corrientes de aire para sobrellevar las temperaturas que aquí se dan.

Además paseando por estas calles podremos ver encaladas e inmaculadas fachadas de las casas, con sus plantas y flores en los balcones y las puertas entreabiertas que nos dejan ver preciosos patios andaluces realmente encantadores, testigos de otros tiempos mejores pero que hoy en día son muy apreciados y otro de los alicientes de esta ciudad.

Alicientes a los que hay que sumar otros omnipresentes y de gran importancia como la Giralda, la Catedral, la Torre del Oro, la Maestranza, el Patio de los Naranjos, el Archivo de Indias, el Hospicio de los Venerables y un largo etcétera donde podríamos estar hablando días y días, pero para eso es mejor que busquemos alojamiento entre los hoteles baratos y podamos ir descubriéndolos poco a poco por nosotros mismos.

Te puede interesar

Escribe un comentario