COLONIA AELIA AUGUSTA: Itálica

Itálica fue la patria de romanos ilustres como Adriano y Trajano, dos de los emperadores que dirigieron los pasos del imperio romano durante más de 50 años, quizás la etapa de mayor esplendor de aquella Roma previa a Marco Aurelio.

italica-i

Aphrodite. Hallada en el área del Teatro de Santiponce, cerca de Itálica. Museo Arqueológico.

Status

No resulta fácil entender el status de las provincias que conformaban el imperio romano. Es necesario conocer las relaciones de poder de éstas con Roma, como fueron conquistadas,  o qué avatares condicionaron  el rango otorgada a cada una de ellas.

COLONIA AELIA AUGUSTA

Aulus Gelius, en su obra Noctes Aticae (Noches del  Ática), contaba como el jóven Hadriano expuso ante el Senado romano la paradoja de que los italicenses pidiesen ser convertidos en Colonia, en vez de seguir viviendo según sus propias leyes y principios como Municipio.  Tal hecho se daba por el alto grado de autonomía otorgado en otros tiempos a la Colonia como figura jurídica, algo que Hadriano no entendía, como andaluz que era.

Prosopografía

La prosopografía, término de  raíz griega – prosopo –  que significa persona, es el  estudio de los personajes.

Atiano

Era de Itálica.  Fue tutor de Hadriano bajo la mirada de Trajano. Continuó su amistad y su colaboración con el Emperador Hadriano, al cual promocionó al puesto de Emperador junto a la esposa de éste, Plotina. Marguerite Yourcenar ambientó soberbiamente este hecho en su novela “Memorias de Adriano”.

Marulino

Abuelo del Emperador Hadriano. Dado a la mística estelar. Al morir, encontraron en su vivienda una biblioteca llena de libros e instrumentos para medir las estrellas. Fue senador en tiempos de Augusto

Publio Aelio Adriano

Padre de Adriano. Murió cuando Hadriano tenía 10 años. Estaba casado con Domitia Paulina, de Gades, de la cual nació el futuro emperador.

Publio Aelio Hadriano

Nacido en Itálica,  su abuelo Marulino le pronósticó que algún día gobernaría el mundo.  Sucedió por adopción a Trajano.

Fuentes:  Bibliotheca Arqueológica – II- , A. García y Bellido

Te puede interesar

Escribe un comentario