Cosas que vivir en Triana

El barrio de Triana se sitúa al Oeste de la ciudad, al otro lado del Guadalquivir, si se mira desde Sevilla y posee su propia idiosincrasia. Este barrio que se sabe dónde empieza pero nunca donde acaba, porque su influencia llega hasta el Aljarafe, es una de las imágenes más tópicas de Sevilla, pero también posee rincones de escondida belleza, aunque lo mejor de Triana son sus gentes y tabernas.

Triana ha sido siempre un barrio de marineros, obreros, alfareros e industriales, y además cuna de toreros, cantaores y bailaores de flamenco. Sus orígenes están ligados al pueblo Gitano hasta que a partir de 1970 se empezó con su expulsión a otros barrios de la ciudad para pudiera convertirse en uno de los suelos más caros de la ciudad.

Cuando escuches hablar de Triana habrá muchos que le digan La Cava. La Cava es la avenida “larga” que cruza el casco tradicional de Triana, en las guías pone el nombre de calle Pagés del Corro. Para muchos la Cava, es el antiguo foso del Castillo de San Jorge (justo a la entrada del barrio por el Puente de Triana), se divide en dos: Cava de los Gitanos y Cava de los Civiles. La primera va desde la Plaza de Cuba hasta la Iglesia de San Jacinto; y la Cava de los Civiles (que tiene que ver con la Guardia Civil y con el cuartel que había en la calle Clara de Jesús Montero) va desde la Iglesia de San Jacinto hasta las calles San Vicente de Paul y Clara de Jesús Montero.

A los que visiten Triana sólo les puedo dar un consejo: que cierren las guías de viaje, y se dejen perder y cuando lo hagan si es que quieren regresar que le pregunten a cualquier viandante, hablar con los trianeros forma parte del encanto.

Te puede interesar

Escribe un comentario