Los autobuses que se mandaron a Cuba no se sustituyeron

CUba

La empresa pública de autobuses Tussam mandó hacer un estudio para poner orden en las donaciones que se hicieron a Cuba durante el mandato anterior, y que no estaban contabilizadas en la empres. Pues bien, según el mismo la mayoría de los autobuses de línea que el Ayuntamiento envió a La Habana entre los años 1996 y 2011 estaban en perfecto estado y, en su mayor parte, no fue sustituida.

Según el inventario de Tussam se mandó a La Habana 50 autobuses en ocho entregas, cuyo coste, ya que hubo que pagar el flete por barco, más la valoración que se ha hecho de los autobuses asciende a más de un millón de euros.

Los informes técnicos del informe actual defienden que todos los vehículos donados podían haber seguido prestando su servicio habitual en Sevilla durante bastantes años, de hecho en Cuba se incorporaron al servicio sin necesidad de revisión técnica, ni siquiera están rematriculados, o en todo caso llevan una placa azul habanera a media altura en el frontal.

Además de los 50 autobuses que se enviaron, la anterior corporación donó otros 33 vehículos cuyo expediente ya estaba cerrado y pendiente del envío por vía marítima, aunque este proceso administrativo se produjo en pleno cambio de corporación, y el alcalde del PP, Juan Ignacio Zoido, paralizó este porte y siguen prestando servicio en diferentes líneas de Sevilla.

Por otro lado, y en otro orden de cosas, los usuarios, usuarias, del transporte público del Distrito Nervión ya disfrutan de las mejoras que la empresa municipal de autobuses ha realizado en diferentes paradas, marquesinas y plataformas, y en las que se han invertido un presupuesto de 23.000 euros.

Te puede interesar

2 comentarios

  1.   Alejandro dijo

    Buen artículo e información. Otro ejemplo de movimientos que no deberían hacerse sin votación y consentimiento de ciudadanos -¿democracia que pueda parar a ideologías? jaja-.

    Pero aprecio que se pasa un detalle por alto. A ver, claro que esos autobuses podrían seguir prestando servicio, estarían aún en buenas condiciones, y de hecho seguramente así sigan en sus nuevas manos.

    Pero lo que se pasa por alto es que, especialmente desde el período 2006-2011 en Sevilla se impulsó mucho en Tussam la mayor y mejor eficiencia energética del parque de vehículos. Entre ello, la contaminación. Es precisamente en esos años cuando de forma más fuerte y evidente se renovó el parque de autobuses por alternativas a gas (algunas unidades, las que se podrían adaptar de diésel a gas, se adaptaron, las que no saldría rentable supongo que se mandarían a Cuba o desguazarían), por alternativas híbridas gas-eléctrico ó los diésel-eléctrico más modernos. Hasta hoy que un gran número son, sobre todo, gas-eléctrico.

    En ese fin que ya se perseguía, la tendencia fue readaptar a gas algunas unidades aún en uso, y cambiar lo más posible a las alternativas híbridas gas-eléctrico (menos contaminantes, menos emisiones, más limpios… y menor consumo por mayor eficiencia). Junto a estos modelos, las unidades que aún quedara básicamente modelos de mediados y finales de los 90 como ese Renault aún con colores antiguos de Tussam son auténticas bombas de humos y partículas cancerígenas rodantes. Tecnología muy anticuada en tan pocos años que evolucionaron con éxito las alternativas híbridas a gas (y alguno en prueba de hidrógeno me parece que también hay, que realmente es una variante de vehículo eléctrico que aún tiene parte de su obtención de energía en lo que equivale a un motor de combustión).

    De hecho, en ese lapso de años, la flota de Tussam también adaptó su imagen adoptando los colores y decoración que lucen hoy. Y no se llegaron a ver autobuses “de la quinta” de ese Renault fotografiado en La Habana rodando por Sevilla con los colores nuevos (las unidades más aptas y modernas que eran aprovechables sí se fueron repintando). Todos los que se repintaron y se aprovecharon X años (algunos también se donaron a Cuba ya con los nuevos colores) son de una y dos generaciones más modernos a ese. Con mejoras sobre todo de carroceros para mejorar la aerodinámica (y bajar consumos). Pero hablando del cambio en serio que se quería dar en la ciudad en ese campo y en el de las emisiones, entiendo que no casarían muy bien con el coste que supone quedarte con una unidad ya vieja, más un trabajo y coste -nada pequeño- de readaptación. Cosa que o bien no es posible por diseño inicial, problemas que pueden surgir, y que en definitiva, es una adaptación de un trasto ya viejo que no encaja, para cumplir un servicio con garantías (lo primordial) y encima, con unos objetivos más allá pensando a largo plazo para la ciudad (contaminación).

    Otro que también se encuentra fácilmente fotografiado en La Habana, es otro “naranjito” que tanto se usó en Sevilla… ¡desde los 80! Unos Pegaso muy típicos, que también se mandaron algunas unidades en esa donación. Aunque supongo que esos los tendría Tussam en alguna estación más reservados para socorro o pensando en museo que otra cosa, porque años tiene también para dar y regalar… como los petardazos de humo negro que ya pegaban, y sin duda pegarán. Muy propios para poner Sevilla como el tizón en nada igual que estaba la Catedral antes de su limpieza exterior y restauración :D.

    El Pegaso en cuestión, es este: http://thumbs.subefotos.com/cb9d523734bfdc917dace8d06d21f8e6o.jpg

    Y si se me permite, dejo un enlace de este hilo que conozco de hace un tiempo (un foro de aficionados por los autobuses, muchos saben muy bien de lo que se habla), en el que se pueden encontrar recorriéndolo otras unidades ex-Tussam en las que se puede corroborar lo que comento: http://www.camionesclasicos.com/FORO/viewtopic.php?f=72&t=11387&start=0

    En ese mismo hilo se puede ver también una versión moderna de mediados de los 90 de otro Pegaso por ejemplo (más o menos misma quinta del Renault de la foto de este artículo, que realmente es de inicios de la década más bien). Pocos años antes de que la compañía -autobuses, camiones, todo- fuera absorbida por Iveco (inicios del 2000 si no recuerdo mal).

    Los menos que se ven rodando son unidades de generaciones de inicios del siglo XXI. Todos son de ahí para atrás. Quizás un derroche haber pretendido adaptarlos a la hibridación (con posibles fracasos por temas de diseños ya caducos para eso), y unidades que ya prestaron su servicio, en sus condiciones de sobras. Pero no para evitar que Catedral y Centro volvieran a estar como una carbonera en nada y menos.

    1.    Ana López dijo

      Gracias por los aportes.

Escribe un comentario