La Junta de Andalucía víctima de una estafa con aves rapaces

La Guardia Civil a través de la operación Horus ha conseguido desmantelar una estafa en la que llevaban implicados nueve años el centro de cría en cautividad del águila imperial de la ciudad de Sevilla. La empresa gestora del programa llevaba años falseando los datos que justificaran el éxito de su labor, de forma que seguían cobrando cuantiosas subvenciones de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que se considera una víctima más de la estafa.


Este fraude a la Administración Pública es sólo la punta del iceberg de una red que se dedicaba dedicada al expolio y tráfico de aves rapaces protegidas. La Unidad Central Operativa Medioambiental (UCOMA) del Seprona ha conseguido desarticular a los traficantes en nueve provincias españolas, además de detener a 16 personas, entre ellas tres de los cuatro trabajadores del centro de la capital hispalense, incluyendo su director.

Según ha explicado la Guardia Civil, lo que los detenidos hacían era robar los huevos y pollos de águila imperial del medio natural y los llevaban a Sevilla, donde los presentaban como nacidos en el centro y seguir cobrando así las subvenciones que podrían rondar el millón de euros anuales por diferentes conceptos desde el año 2002.

Los trabajadores del centro de San Jerónimo, en Sevilla, detenidos formaban parte (presuntamente) de una red que podría estar integrada por más de 150 personas dedicadas a expoliar nidos y a falsificar documentación y anillas, como parte de un negocio ilegal de compraventa de rapaces. Entre las especies afectadas había halcones peregrinos, cernícalos, azores, autillos, gavilanes y el águila imperial. Se han incautado de 101 rapaces vivas y 11 muertas congeladas.

Te puede interesar

Escribe un comentario